top of page

La sazón de Luis Corcuera… visionario restaurantero en Montréal

Actualizado: 5 nov 2023

Desde pequeño tuvo el gusto por la gastronomía internacional, y siendo aún joven se hizo cargo de la cocina de un conocido restaurante en su natal Perú. Siguiendo sus sueños, llegó a Canadá para comenzar desde cero y abrirse paso en el mundo empresarial, sobre todo en el sector restaurantero. Después de 42 años, Luis Corcuera posiciona en el mercado gastronómico de Montreal a sus cuatro restaurantes de especialidad italiana, peruana y fusión. Platicamos con el empresario, emprendedor, padre de familia y amante de la cocina que trabaja con el corazón y transforma sus palabras en hechos: “La cocina como cualquier otra profesión, se aprende cuando uno tiene deseos, gusto y un buen corazón para hacer las cosas.”

“La cocina como cualquier otra profesión, se aprende cuando uno tiene deseos, gusto y un buen corazón para hacer las cosas.”

¿Cómo llegaste a Montréal, qué te trajo a vivir a Canadá?

Por cosas del destino, en primer lugar quise viajar a EEUU y mi VISA fue negada; por recomendación de mi agente de viajes me dijo: ¿por qué no te vas a Canadá, a Montréal y a Toronto?, están muy cerca NY, y sin pensarlo dos veces ya tenía los pasajes comprados y entonces para no mal lograrlos o no dejarlos de usar dije ¡OK! ¡vámonos a Canadá!


Sin saberlo llegué un 10 de febrero, digo sin saberlo porqué no sabia el inmenso frío que hacía en ese entonces y bueno hasta la fecha pero ya un poco menos, ¿no? y nada, con una mano adelante y otra atrás, comenzamos desde cero.


¿Cuántos años lleva viviendo en Canadá?

LLegué a Toronto un 10 de febrero de 1980, lo que quiere decir que ya van cerca de 43 años en Canadá.

¿Cómo describirías a Luis Corcuera?

Es una persona humilde, muy trabajador, muy amigable, siempre con el deseo de superación, de también de ayudar al que lo necesite.


¿Cuáles son algunos de tus hábitos?

¡Huy¡, creo que la pregunta es muy muy fácil, el hábito que tengo diario es el de trabajar y descansar. Trabajar porque pues hay cuatro restaurantes que abastecer con mercadería, ver que no falte nada, coordinar con los compañeros de trabajo.


¿Qué es lo que más extrañas de Perú?

Seguro los días soleados y convivir con la familia y amigos, la cual es muy diferente aquí en Montréal, es algo que casi nunca podemos lograr ya que aquí es trabajar, trabajar y descansar. Lo que más podría extrañar de mi país sería a mi familia, pero ya tengo a mis padres, a todos mis hermanos aquí en Canadá.



¿Cómo decidiste emprender en el sector restaurantero?

Esto viene desde niño; mi mamá me buscaba labores del hogar pero eso no me gustaba, entonces le pedí que me consiguiera uno pero en un restaurante, porque trabajaba durante el día y en la tarde podrías salir o estar en casa. Mis inicios comienzan por ahí, entonces fui creciendo, ganando lugares, trabajando en diversos negocios, restaurantes destacados; uno que recuerdo mucho es en la Terminal de Autobuses del Norte que estaba en el Jirón, en el Grifo San Fernando, todos los autobuses Tepsa, Roggero, Nor Pacifico, Nor Andino, El Condor, todos venían del norte al sur o sur al norte y paraban para desayunar, almorzar o cenar en donde trabajaba, luego me trasladaron a la ciudad de Chimbote para estar en la cocina en la terminal de Tepsa donde a la edad de 16 o 17 años ya era Chef, haciendo todo el trabajo general, preparando comida Criolla la mayoría de las veces.


¿Qué tan fácil o difícil fue emprender en Canadá?

Creo que como todo inmigrante cuando llegamos aquí, llegamos con las manos vacías, muchas veces endeudados, con dinero prestado; comenzamos desde cero sin hablar el idioma, porque la mayoría de las veces no tenemos formación universitaria o nunca pensábamos poder vivir en otro país y darle la importancia de aprender un idioma. Hoy día ha cambiado mucho; llegar aquí iniciar de nuevo lavando platos, por ahí creo que empezamos todos, yo empecé por ahí y poco a poco fui creciendo.


Hablando de los restaurantes, ¿Cómo ha sido su evolución?

En 1985, fue cuando comenzamos con el restaurante, todo después de haber trabajado en un restaurante francés sobre la calle St. Denis, abajito de Sherbrook, allí estuve trabajando por cinco años, hasta que en el año de 1985 más o menos, decidí abrir mi primer restaurante peruano, el cual llamé: “El Farol”, en ese no me fue tan bien, ya que no se podía conseguir en ese entonces los insumos para preparar la comida peruana y también éramos una comunidad joven, de repente no teníamos los fondos necesario, en fin, no funcionó y cambiamos por un restaurante italiano de pizzas y pastas que duró 27 años: “PIZZELLI”, este fue uno de los negocios que más me funcionó y que gracias a este pude ayudar de alguna manera a mi familia. De allí abrimos: “Pizzelli COQ” sobre la calle St. Hubert, la especialidad era el pollo a la brasa, hoy en día tenemos más de 20 años al servicio de nuestro bello Montréal, pasando el tiempo abrimos el restaurante “Sol y Mar” de comida típica peruana, justo a un lado de la pizzería y ya llevamos más de 17 años trabajando, fue entonces que viendo el gusto por nuestro sazón, decidimos abrir el restaurante “Pachamama” en el 7245 de la calle St. Hubert, donde llevamos más de siete años en la preferencia de nuestros clientes. Y hace 2 años, apostamos por abrir una sucursal en Laval en el 443 del BLVD St. Martin del restaurante “Sol y Mar”, el cual ha tenido un gran recibimiento y aprecio por la comunidad; los fines de semana es un lleno total. Hemos tenido por día en fin de semana, alrededor de 350 comensales, lo cual me alegra, me satisface y me da más energía para seguir trabajando.


Como emprendedor en ocasiones uno fracasa, ¿si te ha pasado qué aprendiste de ello?

El fracaso más terrible que hemos tenido, ha sido no haber asegurado los restaurantes a tiempo, ese error lo cometimos muchas veces, hablo en plural ya que en ese entonces estaba asociado con mi hermano Grimaldo Corcuera. Uno piensa que nunca va a pasar nada, pero no se sabe cuando realmente lo vamos a necesitar. Un día, el restaurante “Pizzelli” en la 368 de la calle Mont Royal se incendió. Mi hermano estaba por viajar a Perú y me quedé responsable del restaurante, esa noche mi hermano todavía estaba en el avión y alguien quebró los vidrios, entró y le metió fuego al lugar, fue perdida total. Nos demoró cerca de 6 a 8 meses poder abrir nuevamente, pero en otra ubicación: en el 4250 de la St denis y donde estuvimos por 27 años.


Como anécdota cuento: “Pizelli” que era un restaurante italiano, en lo personal nunca conoci italia hasta hace unos pocos meses atrás y sin embargo tuve 27 años un restaurante italiano. Por eso digo: que la cocina como cualquier otra profesión se aprende cuando uno tiene deseos, gusto y un buen corazón para hacer las cosas.


¿Qué motiva a Luis Corcuera?

Mis hijos y el deseo de dejarles un legado para que ojalá ellos puedan seguir. Otro motivo es ver que mis clientes estén satisfechos, de hacer bien las cosas y que obtengamos el agradecimiento y reconocimiento del público, el cual hemos logrado, estando en la preferencia de nuestros comensales y en los bonitos artículos en la prensa, como: La Gazzete y El Journal de Montréal. Otro gran logro que me causa satisfacción, es el de haber tenido a la prensa peruana en nuestro restaurante y ser entrevistados para uno los mejores programas de la televisión en Perú: “Día D”.

Nuestro éxito se ve plasmado en el reconocimiento del público y la prensa que ha tenido la experiencia de conocer nuestros servicios y disfrutar los sabores de nuestros restaurantes.


¿Para ti qué es ser un líder?

Para ser líder hay que comenzar desde abajo, saber apreciar y valorar el trabajo y opinión de la gente. En este medio restaurantero en ocasiones es difícil, ya que trabajamos los siete días de la semana, días feriados, navidad, año nuevo, día de las madres, día del padre, incluso en el día del trabajo es cuando más trabajo tenemos y hay que estar presente liderando el buen servicio para que nuestra clientela este satisfecha.


¿Qué consejos le darías a los qué desean emprender?

Me tocó difícil, les puedo dar el consejo de que hay que ser perseverante, hay que luchar por nuestros sueños, que crean en ellos, nosotros los latinos tenemos ese deseo de progresar, porque somos gente trabajadora, honrada y no le tenemos miedo a nada.


Ahora, ¿qué consejos les darías a la comunidad latina?

Igual, igual, igual, perseverar, si quieres emigrar a Canadá o a cualquier otro, las cosas no son fáciles, las cosas no caen del cielo. Muchas veces en nuestro país creen que de repente porque cuando uno va de vacaciones, y va bien vestidito o lleva su dinero para gastar, toma una impresión errónea. Aquí la vida es muy bonita, pero no fácil. Hay que trabajar mucho, hay que trabajar mucho, mucho, mucho. No hay que quedamos dormidos en nuestros laureles.


“Para todas las personas que llegan a Canadá, este es un país de oportunidades, pero estas no vienen a tocarte la puerta, tu tienes que ir por ellas”

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Yo creo que con los años que tenemos el futuro nos queda muy pequeño, así que vamos a seguir trabajando hasta que Dios lo permita.


¿Qué te gusta de Montréal?

Montréal me gusta por sus festivales, por el ambiente cosmopolita que tiene, sus diferentes negocios multiétnicos, sus ríos, el metro, su montaña, su clima, tenemos las cuatro estaciones muy, muy claros aquí en la ciudad, es lo que más me gusta.

¿Tu mejor momento en la Isla de Montréal es..?

Yo creo que cada momento es especial, cada día, en cada año.

Uno en especial, es ver los logros de los hijos, verlos forjándose y desarrollándose para ser mejores seres humanos.


Aprovecho la oportunidad para agradecer a todos mis compañeros de trabajo, desde restaurante Pizzelli COQ, Pachamama y Sol y Mar Montréal y Laval. Agradecerles por su trabajo, por su labor que dedican día a día, gracias por todo y aquí estamos para seguir apoyándonos.


 

Quiero anunciarles que en el mes de diciembre de repente estamos abriendo restaurante “Miraflores”, una fusión de gastronomía italiana-peruana en el 4250 St. Denis.

 

Muchas gracias a la revista LATMTL por esta oportunidad, mil gracias.

 

 

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Latinos en Montréal

Instagram: @latmtl.ca

Facebook: @latmtl.ca

Commentaires


Les commentaires ont été désactivés.
bottom of page